Gestión de patrimonios – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

Definición de Gestión de patrimonios – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

La gestión de patrimonios se refiere al conjunto de habilidades, estrategias y procesos utilizados para administrar de manera eficiente y rentable los activos financieros y bienes de una persona o empresa. Esto implica la planificación financiera, la toma de decisiones de inversión, la diversificación de riesgos y la optimización de la rentabilidad a largo plazo.

Para realizar una buena gestión de activos, es necesario considerar objetivos de inversión (principalmente rentabilidad y riesgo) y restricciones (tiempo, impuestos, liquidez, legalidad y especificidades).

Para ello, la mayoría de gestores de patrimonio (la gran mayoría a través de bancos privados) elaboran una planificación patrimonial integral que abarca los siguientes aspectos:

  1. Saldo del cliente: Que tenemos.
  2. Objetivos: Qué queremos
  3. Plan financiero: Cómo logramos los objetivos.

La gestión patrimonial considera el capital humano, que es el dinero que una persona ganará a lo largo de su vida, y el capital financiero, que es la riqueza actual de una persona.

1. Saldo del cliente

En esta primera etapa se trata de recopilar la mayor cantidad de información posible del cliente para luego realizar una previsión de ingresos y gastos futuros.

Para ello, el gestor patrimonial debe recabar datos personales (edad, estado civil o perfil de riesgo), datos sobre el patrimonio del cliente, como su patrimonio financiero y no financiero, además de conocer el dinero del cliente dispuesto a invertir (capital financiero ).

Por último, los datos financieros fiscales, que dependerán del país de que se trate. En la zona del euro, se acostumbra utilizar el índice de precios al consumo armonizado esperado.

Ejemplo de saldo de cliente «x»:

La posición financiera neta de por vida refleja una proyección de flujo de caja basada en datos proporcionados por el cliente. Este pronóstico tiene en cuenta todos los ingresos y gastos esperados del cliente, por lo que cada uno de ellos se estima en el pronóstico con base en datos financieros fiscales en el período de 53 a 90 años.

Como ves, en la situación actual no puede cumplir sus objetivos económicos y de vida de gastar 50.000 euros al año. Es por ello que el cliente necesita un plan financiero, que describiremos más adelante, en el que invirtiendo en los mercados financieros conseguirá rentabilidades suficientes para alcanzar sus objetivos.

Durante toda la estadía, el cliente puede cambiar sus objetivos, en cuyo caso será necesario reevaluar toda la situación financiera y realizar nuevamente una planificación financiera completa.

2. Objetivos del cliente

El objetivo del cliente se determina en las primeras reuniones con el administrador del fondo. En muchos casos, suele ser tan ambicioso que no se puede lograr ni siquiera sin un plan financiero. Esto sucede en muchos casos con clientes que obtienen ingresos muy altos en un período corto de tiempo (por ejemplo, jugadores de fútbol) y que además tienen un nivel de gasto muy alto.

En el caso del cliente «x», el objetivo económico es gastar 50.000 € anuales durante toda su vida (considerar siempre el efecto inflación del 2%).

Objetivo secundario: vivienda. El cliente desea vivir en una casa durante toda su vida con las mismas características, en cuanto a tamaño y comodidades.

3. Plan financiero individual

Para lograr los objetivos del cliente, se desarrolla un plan de transferencia de activos que implica invertir o no invertir en los diversos activos del cliente.

Por ello, en muchos casos, se está desarrollando un plan de gestión inmobiliaria con el fin de realizar inversiones adecuadas que probablemente sean más rentables que en las condiciones actuales.

En este caso, se decide vender la casa que el cliente tiene alquilada con el fin de conseguir más capital para invertir y generar un beneficio superior a los 12.000 euros brutos anuales que actualmente percibe el cliente.

Gracias a la nueva estructura de activos, la posición financiera neta se ajusta a los objetivos del mandato. Obviamente, también es necesario preparar un plan financiero que cumpla con la rentabilidad mínima requerida.

En caso de que los ingresos excedan el mínimo requerido, se puede reequilibrar el plan financiero y aumentar los gastos anuales.

La planificación ideal se puede definir como:

Para un matrimonio sin herederos, la planificación sucesoria ideal sería aquella en la que cuando muere el último cónyuge, el último euro se destina a pagar una esquela después de que ambos hayan vivido sin problemas económicos.

Elaboración del mandato de acuerdo con el perfil indicado en el test de idoneidad, cartera estratégica:

  • Cartera conservadora: 25% activos en efectivo, 50% renta fija y 25% renta variable (rango mínimo renta variable 15% y 85% otros activos).
  • Cartera conservadora: 10% activos en efectivo, 40% renta fija y 50% renta variable (rango mínimo renta variable 25% y 85% otros activos).
  • Cartera agresiva: 5% tesorería, 20% renta fija y 75% renta variable (rango mínimo renta variable 25% y máximo 100%).

Plan Financiero: Desarrollo de Portafolio Estratégico y Táctico (Perfil Moderado)

portafolio estratégico
La cartera de un fondo de inversión debe ser concisa y objetiva. Se diseña según el perfil del cliente, asignando diferentes pesos a los grupos de activos (activos en efectivo, renta fija y renta variable).

La distribución para este caso es del 10% para fondos de caja, 40% para fondos de renta fija y 30% para fondos de renta variable. Los fondos de inversión que forman parte de una cartera estratégica pueden ser fondos de inversión de gestión pasiva, es decir, fondos de inversión indexados como los ETF, o fondos de inversión de gestión activa, es decir, fondos gestionados cuyo objetivo es superar los índices bursátiles. .

Normalmente los rangos de variación entre distintas clases se establecen en el mandato para poder realizar ajustes en la cartera táctica.

billetera táctica
Una cartera táctica son los ajustes que se realizan de acuerdo con las condiciones del mercado. Se puede vincular un 20% al portafolio estratégico en cada activo, pero siempre dentro de los rangos previamente definidos en el portafolio estratégico.

Así, siguiendo el ejemplo anterior, teniendo en cuenta las condiciones del mercado, se asignó mayor peso a los activos monetarios, reduciendo la renta fija y la renta variable, buscando alcanzar los objetivos del cliente y en línea con las condiciones actuales del mercado.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *