Evaluación de Proyectos de Inversión – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

Definición de Evaluación de Proyectos de Inversión – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

La evaluación de proyectos de inversión es un proceso técnico mediante el cual se analiza y valora la viabilidad y rentabilidad de una propuesta de inversión. Consiste en evaluar económicamente los distintos costos, beneficios y riesgos asociados a un proyecto para determinar su factibilidad y tomar decisiones informadas sobre su ejecución. La evaluación de proyectos considera variables como el flujo de efectivo, el valor presente neto, la tasa interna de retorno y el periodo de recuperación, entre otros indicadores financieros. En resumen, es una herramienta que permite evaluar y seleccionar los proyectos de inversión más convenientes desde un punto de vista económico y financiero.

No existe una guía general para evaluar proyectos de inversión o una guía perfecta para crear un proyecto rentable. Sin embargo, existen una serie de cursos de acción y valoraciones que nos pueden permitir obtener una visión más objetiva de la decisión de inversión que queremos tomar y que determinarán si el proyecto será exitoso a lo largo de su vida o no. .

Etapas de evaluación de proyectos de inversión

A continuación se presentan las cinco etapas principales de la evaluación de proyectos de inversión. Si bien algunas guías se enfocan en el desempeño económico y financiero, creemos que invertir es más que eso. La cuantificación es importante, pero muchas cosas no son cuantificables y el análisis debe ser detallado.

En todo caso, se muestran los siguientes pasos que, en nuestra opinión, son necesarios para la correcta valoración del proyecto de inversión.

1. Definir un proyecto de inversión

Esta etapa es de carácter cualitativo y es necesario describir las desventajas del proyecto de inversión y los problemas que pueden surgir.

Por ejemplo, en un restaurante, el problema puede ser un aumento de la demanda que no puede ser satisfecha adecuadamente por el equipo instalado en la cocina, o en una librería, la apertura de una tienda separada para la venta de revistas y periódicos, por lo tanto, no afectar el posicionamiento logrado. . Así, el proyecto de inversión será consistentemente una solución al problema identificado.

2. Investigación de mercado

Esto es muy importante ya que nos permite analizar si existe demanda potencial del proyecto para que sea sostenible en el tiempo y entregue los beneficios esperados. La profundidad del análisis estará determinada por el capital disponible para invertir y la complejidad del proyecto.

Mientras que vender un producto (digamos que son canastas navideñas) a través de comercio electrónico puede requerir nada más que una breve evaluación del aumento de pedidos en función de su demanda a través de la marca y el anuncio creado. Por el contrario, abrir una fábrica de carpintería con una inversión importante en maquinaria y equipo requerirá un análisis de mercado completo.

3. Análisis técnico del producto, proceso de producción y/o venta.

Con base en la demanda evaluada en el párrafo anterior y la naturaleza del proyecto, es necesario determinar su tamaño, dónde se utilizará o ubicará, qué preparación o capacitación se requiere y otros aspectos técnicos relevantes para determinar la inversión inicial y costo estimado. futuros.

Por ejemplo, si estamos evaluando una empresa de telefonía móvil, tendremos que fijarnos en el proceso de fabricación, los componentes, cómo es la fábrica, cómo se empaquetan, qué habilidades se requieren para trabajar allí (y sus costos), cómo el dispositivo funciona, etc.

4. Parámetros económicos

En esta etapa, es necesario determinar la inversión inicial y cuantificar tanto los beneficios (que en ocasiones pueden ser ahorros) como los costos que generará el proyecto y utilizar esta información para construir un diagrama de flujo de efectivo a lo largo de la vida útil del proyecto. inversiones. Se debe tener en cuenta que factores como un aumento en los costos de capital o cambios abruptos en la demanda (principalmente por tendencias o la teoría de la utilidad marginal decreciente) pueden generar escenarios negativos o positivos para un proyecto que merecen un análisis cuidadoso. independiente.

Además, será necesario calcular indicadores económicos que, en base a los flujos de caja, permitan analizar la rentabilidad del proyecto. Estos índices financieros facilitan la comparación de diferentes proyectos alternativos. Más comúnmente utilizado:

  1. Valor actual neto (VAN)lo que le permite equiparar el flujo de efectivo con el valor presente.
  2. Tasa interna de retorno (TIR), que indica la rentabilidad interna del proyecto.
  3. Período de recuperación o retorno de capitalque indica cuánto tiempo llevará recuperar los pagos iniciales del proyecto.

5. Comparación de resultados y análisis de expectativas.

El quinto y último paso, cuando se define el proyecto, se analiza la demanda esperada, los beneficios y los costos, y se calculan varios indicadores financieros, queda comparar los datos obtenidos con las expectativas para el proyecto:

  • ¿Mis objetivos de ingresos son proporcionales a la inversión realizada y la demanda?
  • ¿Existe alguna alternativa de solución más económica?

Si las respuestas encontradas no son las esperadas, el proyecto debe revisarse o ajustarse antes de continuar.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *