Doctrina social de la iglesia | Diccionario Economico

Definición de Doctrina social de la iglesia | Diccionario Economico

La Doctrina Social de la Iglesia es un cuerpo de enseñanza que aborda los principios morales y éticos en relación a la sociedad y economía, promoviendo la justicia social, el bien común y la solidaridad.

En el último tercio del siglo XIX, durante el papado de León XIII, la Iglesia católica comienza a estructurar un conjunto de principios para dar respuesta a las clases sociales más desfavorecidas. El sindicalismo católico abogó por esto, y la encíclica Renum novarum de 1891 fue la base de esta doctrina.

La base de esta enseñanza era el amor al prójimo, algo que va más allá de lo sentimental y va más allá del plano económico y social. Por ello, la Iglesia Católica establece una serie de ideas de fuerte trascendencia social en torno a la solidaridad, la pobreza, el consumismo y los sistemas económicos.

Así, la doctrina social de la iglesia no es una propuesta política y no busca establecer un modelo económico. Por tanto, se trata de ideales sociales y económicos en defensa de la dignidad humana, que se irán adaptando paulatinamente a la evolución de la sociedad.

Dignidad humana

Los derechos humanos están en consonancia con la dignidad humana. Para comprender lo que implica la dignidad humana, es necesario tener una comprensión adecuada de la economía, la sociedad, la política y la cultura. Por lo tanto, la promoción y protección de la persona y sus derechos es de fundamental importancia.

bien común

Este principio sugiere que todas las personas deben contribuir al bienestar de la humanidad para que todos los recursos y beneficios estén disponibles para toda la humanidad. Esto significa que el bien común debe prevalecer sobre el interés propio y el bienestar, siempre que el bien común y el bien personal no entren en conflicto.

Este principio se refiere al hombre como un ser social creado para vivir con los demás. Es a través de la sociedad que la gente mejorará.

subsidiariedad

Para la doctrina social de la iglesia, la subsidiariedad significa que las decisiones de carácter social deben quedar en manos del nivel más cercano al pueblo. Todo esto surge como respuesta al totalitarismo, en el que las personas están sujetas a los estados.

Así, la doctrina social de la iglesia establece que los individuos no están sujetos al estado, y el estado es el garante de los derechos y libertades de las personas.

Finalidad universal de los bienes

La propiedad privada satisface necesidades individuales, sin embargo, según la doctrina social de la iglesia, si esta propiedad individual es excesiva, entonces entra en juego la propiedad universal. Y esto es lo que, según la Iglesia católica, los bienes deben llegar a todos para satisfacer adecuadamente sus necesidades. Por lo tanto, hay una distribución justa de los beneficios.

participación social

La participación en la vida de la sociedad es algo inalienable para una persona. Todas las personas deben contribuir al progreso de la sociedad. De ahí la obligación de cumplir con las obligaciones cívicas y pagar impuestos.

En consecuencia, existe el derecho y el deber de participar en la vida de la sociedad, de tomar parte en sus decisiones y gestión. Por lo tanto, si una persona no puede participar plenamente en la vida de la sociedad, estará limitada.

Solidaridad

No cabe duda de que la solidaridad, además de ser uno de los principios de la enseñanza social de la Iglesia, es uno de los grandes valores humanos. Esto sugiere que las personas se apoyan mutuamente. En otras palabras, las personas no pueden prosperar a menos que cooperen.

Así, los países más ricos deben cooperar con los países más pobres, porque la humanidad camina junta. No solo debemos esperar la solidaridad de los demás, sino también actuar en solidaridad con los demás.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *