Efecto cobra | Diccionario Economico

Definición de Efecto cobra | Diccionario Economico

El efecto cobra es un fenómeno económico en el cual una medida o política implementada para resolver un problema, termina empeorándolo o generando consecuencias no deseadas.

El efecto cobra es un fenómeno imprevisto, una consecuencia imprevista que se produce en la economía o la política como consecuencia de la aplicación de una o varias políticas. Este concepto es muy común en campos como la economía y la política.

En otras palabras, decimos que este efecto se produce cuando, a la hora de afrontar una situación o un desequilibrio, aplicamos una política que, como resultado de su análisis, tiene el efecto contrario al deseado. Así, resulta que la situación final es peor que la inicial.

Origen del efecto cobra

El origen del efecto cobra se remonta a la India colonial cuando estaban bajo la dominación británica. En este país, dada la gran cantidad de cobras venenosas consideradas las dueñas de la peste, se inició una política por la cual el gobierno ofrecía una recompensa a todos aquellos ciudadanos que mataran una cobra. Por lo tanto, tratando de reducir esta plaga, con la cooperación popular.

Sin embargo, con el tiempo, los propios habitantes del pueblo comenzaron a criar cobras en sus granjas. Así, podrían matarlos y ofrecerlos a cambio de una recompensa. Técnica que fue interceptada por el Gobierno, que rápidamente canceló los programas. Incitando a estos ciudadanos a soltar cobras que ya no valían nada, creando una plaga aún mayor, incluso peor que al principio.

Algo muy similar sucedió en Vietnam, donde una política similar, pero con respecto a las ratas, hizo que la población fomentara la cría de ratas para obtener mayores ganancias.

En 2001, el economista alemán Horst Siebert publicó un libro del mismo nombre, donde habla de este efecto.

Características del efecto cobra

Ahora que sabemos qué es el efecto cobra, veamos sus principales características:

  • Este concepto es ampliamente utilizado en economía y política.
  • Esto es consecuencia de una o más políticas específicas.
  • Esto sucede cuando se trata de aplicar incentivos para corregir una situación que está desequilibrada.
  • Para ser considerado un «efecto cobra», los estímulos deben producir el efecto contrario al deseado.
  • Así, cuando se produce el efecto cobra, la situación final es peor que la original.

Ley de Campbell, Ley de Goodhart y Crítica de Lucas

Estas tres teorías, desarrolladas por tres científicos, son relevantes para lo que estamos discutiendo, siendo teorías elementales en campos como las ciencias sociales.

Así, la ley de Campbell, formulada por el académico Donald T. Campbell, se refiere a que al aplicar la política pública no es posible usar el mismo indicador social para asignar recursos y aplicar la política, al mismo tiempo usamos el mismo indicador para medir el éxito de estos políticos. Esto se debe a que, dado que el indicador está bajo mucha presión, existe el riesgo de que se dañe.

Es muy similar a la ley de Goodhart, acuñada por el economista y asesor del Banco de Inglaterra Charles Goodhart. Esta ley se basó en la recuperación económica del Reino Unido a finales de 1992, que se produjo, según el autor, por el hecho de que se cumplió la ley, por el contrario. En este sentido, si se socava la credibilidad económica de un gobierno en particular, las metas que se proponga son vistas como irrelevantes, por lo que los indicadores económicos recuperan su credibilidad como guía para la aplicación de esa política.

Finalmente, la crítica de Lucas es una teoría desarrollada por el economista Robert Lucas. Este macroeconomista concluyó que los efectos de la política económica no pueden predecirse mediante parámetros no estructurales, como las relaciones observadas en los datos históricos agregados. Así concluye una teoría muy similar a las anteriores, en las que se muestra esta incapacidad; considerando esta última una de las críticas más válidas a cómo no deben formularse los modelos económicos.

Basado en estas tres teorías, el economista estadounidense Thomas Sowell acuñó una frase en la que expresó lo siguiente:

«Debemos medir la política económica por su impacto en la población, no por la intención con la que se aplicó».

Un ejemplo del efecto cobra

Imagine un escenario donde hay mucho empleo informal. Para poner fin a esto, se están tomando una serie de medidas en el país, todas basadas en una mayor regulación y control gubernamental. El objetivo de este control y de esta regulación es acabar con el empleo informal, o al menos reducirlo. Sin embargo, con el tiempo, esta regulación comienza a ser contraproducente para los empleadores, quienes en lugar de reducir la informalidad, sacan a más trabajadores de la formalidad económica, agudizando la situación inicial.

Esta situación es un excelente ejemplo del efecto cobra. La elección de estas políticas, así como su aplicación, tuvo el efecto contrario al deseado. Tal como explicamos con el ejemplo, la situación empeoró en comparación con la situación original.

Así, este concepto aún se refiere a aquellas situaciones en las que los incentivos que aplica el Estado para solucionar una situación de malestar o desequilibrio, en lugar de corregirla, la empeoran. Es decir, genera el efecto cobra, porque no genera el efecto deseado, sino todo lo contrario.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *