Efectivo y equivalentes al efectivo – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

Definición de Efectivo y equivalentes al efectivo – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

El efectivo y equivalentes al efectivo se refieren a los activos líquidos de una empresa, incluyendo efectivo en mano, depósitos bancarios y otros instrumentos financieros de corto plazo que pueden convertirse rápidamente en efectivo.

Para hacer frente a los pagos recibidos por las actividades de explotación, las empresas disponen de una tesorería compuesta por diversos activos. Tener más efectivo del necesario representa un costo de oportunidad para la empresa.

Por esta razón, una parte de este efectivo se invierte en activos de corto plazo (como letras del Tesoro o depósitos a la vista) para generar un rendimiento de este superávit de tesorería. Se considera equivalente de efectivo cualquier activo a corto plazo que pueda convertirse en efectivo en menos de 90 días sin riesgo de pérdida de valor. Por lo tanto, se considera que es efectivo y todos los equivalentes de efectivo disponibles para la empresa “inmediatamente”.

Flujo de fondos

Requisitos para que un activo sea considerado equivalente al efectivo

Para que un activo sea clasificado como equivalente, debe cumplir una serie de requisitos. A continuación se enumeran algunos ejemplos.

  • Debería poder convertirse fácilmente en efectivo con poco riesgo de que cambie su valor.
  • El activo en cuestión debe mantenerse para cumplir con los pagos a corto plazo. Por lo tanto, no puede ser considerado como un activo de inversión.
  • El vencimiento de los activos debe ser inferior a tres meses.

La importancia del efectivo y los equivalentes de efectivo

Las empresas con grandes cantidades de efectivo y equivalentes de efectivo se consideran un arma de doble filo. Tener una gran cantidad de efectivo y equivalentes de efectivo es un signo de buena gestión y bajo riesgo. Si una empresa tiene mucho dinero para hacer pagos, su riesgo se reduce considerablemente. Sin embargo, grandes cantidades de efectivo y equivalentes de efectivo también se consideran ineficientes. Las empresas con mucho efectivo incurren en costos de oportunidad por nada.

Está claro que la liquidez de la empresa debe corresponder a la liquidez del sector. Por lo tanto, un nivel muy alto puede indicar capacidad no utilizada y un nivel muy bajo puede indicar un riesgo implícito de incumplimiento.

Cómo medir el efectivo y los equivalentes de efectivo

Existen varios ratios que miden la liquidez de las empresas. Existen muchos índices para medir la liquidez de una empresa, como el índice de liquidez rápida (prueba ácida). Pero lo más óptimo para medir el efectivo y los equivalentes de efectivo será la relación monetaria. Este es el más estricto de todos los índices de liquidez, ya que solo tiene en cuenta el efectivo y los equivalentes de efectivo. La fórmula para su cálculo es la siguiente:

Normas Internacionales de Información Financiera (NIIF)

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *