Economía naranja | Diccionario Economico

Definición de Economía naranja | Diccionario Economico

La economía naranja se refiere al sector económico que engloba las actividades relacionadas con la cultura, los medios de comunicación, las artes y el entretenimiento, y que contribuyen al crecimiento económico y la generación de empleo.

La economía naranja se refiere al mundo de la cultura, la industria creativa y la creación de contenidos. Por tanto, el universo naranja se refiere a todas aquellas actividades que convierten el conocimiento en un producto o servicio que intentan promover, además de los beneficios económicos, el desarrollo de la cultura y la creatividad. Es decir, una actividad que, como el cine, se sitúa en el mundo de la cultura.

La economía naranja debe su nombre a la asociación del color naranja con la cultura y la industria creativa.

Como ya hemos dicho, además del lucro, la economía naranja persigue el objetivo de desarrollar y popularizar la cultura.

¿Qué tipos de actividades une la economía naranja?

Como hemos dicho, la economía naranja se refiere a todas aquellas actividades que están directamente relacionadas con el mundo de la cultura, el arte o la creatividad. En este sentido, una serie de actividades consistentes en la transformación de ideas en bienes y servicios relacionados con el mundo de la cultura.

Así, podemos resumir las actividades que integran esta economía de la siguiente manera:

  • Economía de la cultura.
  • industrias creativas.
  • Apoyo a la creatividad.
  • Bienes, servicios o novedades relacionadas con el mundo de la cultura.

Sin embargo, dado que este término está en desarrollo, es posible que se incluyan actividades adicionales en la relación.

Orígenes de la economía naranja

El concepto se hizo público por primera vez en 2013. Durante la conferencia del Banco Interamericano de Desarrollo (BID), se presentó la publicación de un libro sobre la economía cultural y creativa. La economía, que los autores de este libro llamaron la «economía naranja». En ese sentido, Iván Duque y Felipe Buitrago, consultores del BID, articularon lo que vieron como una “posibilidad infinita”. Así, los autores enfatizaron la necesidad, como en el caso de la economía «verde», de desarrollar un concepto que tratara de promover la cultura y las ideas en los países.

En esta línea se eligió el naranja, teniendo en cuenta la conexión de este color con el mundo de la cultura.

Así nació lo que cada vez más personas llaman hoy la economía naranja. El propósito de su creación fue promover una serie de sectores, entre ellos el cultural y el creativo, que los gobiernos consideraban poco promovidos. Que, con el fin de promover y promover estos sectores, los autores de dicho libro publicaron una serie de cifras que mostraban los grandes beneficios de la economía naranja, así como la promoción del talento y la cultura en los países. Sobre todo en aquellas economías que se encuentran en pleno desarrollo, donde la cultura sigue siendo un gran tema a la luz de los indicadores.

¿Qué persigue la economía naranja?

Como hemos dicho, el objetivo de la economía naranja es tratar de promover la cultura en países donde no se está promoviendo. Dada la necesidad de promover la cultura que representan muchas economías emergentes, los agentes del BID han acuñado el término para intentar construir sobre dicho déficit. En este sentido, fomentando la cultura y la creatividad pretendemos profesionalizar un sector que históricamente nunca ha sido profesional. Sobre todo dada la necesidad de potenciar este sector.

En definitiva, la economía naranja parece un movimiento que busca dar voz a este sector. Con este concepto, tanto el BID como los autores buscaban promover un sector vital para el desarrollo humano. Por ello, teniendo en cuenta las posibilidades de este sector, los autores propusieron desarrollar planes de acción y líneas de trabajo para promover el concepto en los países con mayor incultura.

Finalmente, en resumen, podemos decir que la economía naranja busca profesionalizar la creatividad y la innovación. Además, promover la transferencia de conocimientos y cultura a las generaciones futuras. Así, la idea principal se basó en el desarrollo y extracción del potencial económico del sector cultural y creativo. Al mismo tiempo, crear condiciones para la sostenibilidad de las organizaciones y agentes que integran este sector. En muchos sentidos, también corresponde, como afirmaron los autores, a los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS).

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *