Economía del conocimiento | Diccionario Economico

Definición de Economía del conocimiento | Diccionario Economico

La economía del conocimiento se refiere al modelo de desarrollo económico basado en la generación, utilización y aplicación del conocimiento y la información como recursos fundamentales para el crecimiento y la competitividad.

La economía del conocimiento en este sentido se refiere a sectores como la educación, la investigación y el desarrollo, el procesamiento de datos, la nanotecnología, así como muchos otros sectores.

Así, la economía del conocimiento es una de las principales fuentes de valor añadido. Esto se debe a que no crea riqueza en sí misma, sino que proporciona beneficios a otra gama de bienes y servicios que la economía del conocimiento potencia y mejora.

La economía del conocimiento desde finales del siglo XX ha representado más inversión que otros sectores.

¿Qué industrias integra la economía del conocimiento?

Dicha economía comprende una serie de sectores que, en virtud de sus actividades, forman parte de dicha economía. Sector económico. En este sentido, sectores muy vanguardistas, así como otros más tradicionales. Sin embargo, todos ellos están relacionados en el sentido de que son responsables de la transformación activos intangibles V perceptible.

En esta línea, los principales sectores que representa este sector son:

  • Nanotecnologías.
  • Procesamiento de datos.
  • Educación.
  • Investigación y desarrollo.
  • Industria aeroespacial.
  • Cálculos.
  • robótica
  • Telecomunicaciones.

Como podemos ver, estamos hablando de industrias muy relacionadas con la tecnología.

Diferencias entre la economía del conocimiento y la economía naranja

La economía del conocimiento está íntimamente relacionada con la economía naranja. Así, tenemos en mente dos conceptos que en la práctica se pueden producir simultáneamente, aunque técnicamente representan solo cosas similares.

La economía naranja se refiere a la economía cultural donde las ideas se vuelven tangibles con valor agregado. En este sentido, la economía naranja se centra, como señala el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), en una economía que se enfoca única y exclusivamente en los sectores cultural y creativo.

Sin embargo, la economía del conocimiento incluye no solo la economía naranja, sino también muchas otras actividades que están estrechamente integradas en la economía. En esta línea, nos referimos a una actividad que, por ejemplo, el tratamiento de datos, se convierte en una herramienta muy útil. Entonces se puede decir que la economía naranja es parte de la economía del conocimiento ya que abarca todo esto.

Objetivos de la economía del conocimiento

Entre los objetivos que persigue la economía del conocimiento, se pueden distinguir varios aspectos. Aspectos como la innovación, la mejora, la evolución son algunos de estos objetivos que hacen muy necesario estudiar la economía del conocimiento. Gracias a este sector económico, la economía ha podido desarrollarse constantemente. Estos sectores son sectores en constante evolución, por lo que los activos intangibles que extraen crean valor añadido para la sociedad.

En este sentido, los smartphones, la inteligencia artificial, la robótica, todo lo relacionado con este aspecto se ha hecho posible gracias a la economía del conocimiento. De no ser por la innovación que genera, muchos de los grandes logros que se han logrado a lo largo de la historia no hubieran sido posibles. Especialmente cuando se considera que la educación es uno de los principales sectores de esta economía. Educación, que, si no la tuviéramos, no podría hablar de desarrollo humano.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *