Depósito fiscal | Diccionario Economico

Definición de Depósito fiscal | Diccionario Economico

Un depósito fiscal es una instalación autorizada por la aduana donde se almacenan mercancías importadas que aún no han sido despachadas, evitando el pago de impuestos hasta que sean retiradas para su comercialización.

Obviamente, los bienes almacenados en tal depósito están sujetos a impuestos. No obstante, mientras permanezca en stock, se entenderá que dichos impuestos no han sido pagados. Por tanto, encontrándose en una situación de suspensión temporal de tributación. Esto es mientras el importador decide el destino del artículo en cuestión.

Características de un depósito fiscal

La gestión de estos locales puede estar a cargo de organismos gubernamentales, como las aduanas, o del sector privado. Además, mientras las mercancías se encuentren almacenadas en este lugar, podrán ser modificadas o destruidas.

Asimismo, este régimen permite almacenar la carga en un lugar seguro mientras se realizan las negociaciones para comercializarla. Estos bienes pueden ser importados o exportados permanentemente, reexportados, reimportados o importados temporalmente. Esto es después de pagar los impuestos aplicables. Además, se podrá comercializar total o parcialmente la descarga.

Por otro lado, la vida útil que se suele permitir en estos almacenes es de un máximo de 5 años. Sin embargo, este requisito puede variar dependiendo de las leyes de cada país.

Servicios de depósito fiscal

La administración del depósito fiscal ofrece diversos servicios comerciales y logísticos.

En el área comercial, son responsables de los trámites legales para posibilitar la comercialización en el mercado local. Asimismo, el registro de permisos y certificados está presente en la legislación de cada país.

En el campo de la logística, se encargan principalmente del almacenamiento, carga y descarga de mercancías. Además, se especializan en las operaciones de carga y descarga, que permiten mantener la carga en buen estado, y llevar la contabilidad del almacén. De igual forma, existen almacenes que se especializan en la transformación y destrucción de determinados productos.

Beneficios de un depósito fiscal

Supongamos que la empresa Alpha importa un lote de vino. A la llegada del envío, contactar a la autoridad competente para almacenar la mercancía bajo el régimen de depósito fiscal. Esto puede estar motivado por varias razones:

  • No tiene capacidad de almacenamiento propia. Las mercancías se almacenan en estos almacenes.
  • Actualmente no tiene el dinero para cancelar impuestos. En otras palabras, ahorra tiempo mientras negocia la financiación.
  • Como exportadora, no pudo asegurar contratos con clientes locales, pero decidió enviar las mercancías por adelantado.
  • Requiere liquidez y mantiene el producto como garantía.

En general, necesita espacio de almacenamiento mientras decide qué hacer con el artículo.

Por lo tanto, puede solucionar temporalmente su situación con este régimen aduanero. En este sentido, suspende temporalmente el pago de impuestos y puede recibir financiamiento.

Además, si es necesario, puede contratar servicios como el rotulado. Ante las desventajas descritas anteriormente, estas instalaciones ofrecen una solución segura para las empresas.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *