Crédito puente – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

Definición de Crédito puente – Definición, qué es y concepto | Diccionario Economico

El crédito puente es un préstamo temporal que se utiliza para financiar una actividad hasta que se obtenga un financiamiento de largo plazo o se genere el flujo de caja necesario para saldar la deuda.

En un préstamo puente, encontramos tres características principales:

  • Necesidad inmediata de financiación, como veremos en el siguiente apartado.
  • Carácter temporal. Esto significa que el préstamo puente es temporal hasta que se complete el préstamo final.
  • Debe existir una garantía de los ingresos futuros del prestatario, que asegure el reembolso del préstamo. Sin esta garantía, la entidad financiera no emitirá un préstamo.

¿Cuándo se emite un préstamo garantizado?

El objetivo principal de un préstamo puente es comprar una casa nueva sin tener que vender rápidamente la casa actual. En otras palabras, un préstamo puente le brinda al prestatario varias opciones:

  • Comprar una casa nueva que quizás aún no se haya construido y se requiera un pago inicial (necesidad de financiación urgente)
  • Disponer de un plazo razonable para vender su vivienda actual y no verse obligado a venderla rápidamente.

Los préstamos puente también pueden tener otros fines, como la obtención de financiación inmediata en el momento del préstamo final (que suele tardar varios días) o para fines comerciales. Sin embargo, en este análisis, nos centraremos en su finalidad principal.

Operar un préstamo puente para comprar una nueva casa

Con un préstamo puente, una institución financiera generalmente combina un préstamo hipotecario actual y un préstamo puente en uno. Sin embargo, solo se pagan intereses sobre el préstamo puente, mientras que los intereses y el capital se pagan sobre el préstamo anterior.

Se suele fijar un plazo máximo (o carencia) para que un prestatario venda su vivienda actual. Una vez que esto sucede, el préstamo asociado a esa vivienda desaparece junto con la venta y el préstamo puente. Luego se procesa el préstamo hipotecario final.

¿Qué pasa si la casa actual no se vende?

Puede suceder que después de que expire el período de gracia, la casa actual no se venderá. En este caso, el prestatario deberá devolver la totalidad del importe aportado por la entidad financiera, además de los intereses. Es decir, después del final del período de gracia, el prestatario debe pagar el capital y los intereses tanto del préstamo puente como del préstamo hipotecario actual.

Ventajas y desventajas de un préstamo puente

La principal ventaja de un préstamo puente para el prestatario es que le permite vender su vivienda actual con tranquilidad, sin tener que “bajarla”. Además, durante el período de carencia, aunque tiene de facto dos préstamos, paga solo uno, porque el préstamo puente solo paga intereses.

Sin embargo, este préstamo también tiene una serie de desventajas. La principal es que si no se vende la vivienda actual, además del primer préstamo hay que devolver el préstamo puente, con intereses incluidos. Por otro lado, un préstamo puente es una operación de riesgo para las entidades financieras, por lo que el tipo de interés de estos préstamos suele ser más elevado y los requisitos para prestarlos también son más elevados que en otros (hay que acreditar mayor solvencia).

Los préstamos puente tienen sentido en tiempos de crecimiento económico cuando comprar y vender una casa es relativamente fácil. Por otro lado, en momentos de crisis económica provocada por una crisis inmobiliaria, estos préstamos pierden sentido por la dificultad de vender casas a un precio razonable.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *