Agricultura en la Antigua Roma | Diccionario Economico

Definición de Agricultura en la Antigua Roma | Diccionario Economico

La agricultura en la Antigua Roma fue un sistema de producción de alimentos que se basaba en el uso de la propiedad privada, la esclavitud y la tecnología agrícola avanzada. Se cultivaban diversos cultivos y se criaban animales para consumo y comercio. La agricultura era fundamental para la economía romana y proporcionaba una base sólida para el imperio.

Así, la agricultura en la antigua Roma hace referencia a la actividad agrícola que se practicaba desde los albores del Imperio hasta su caída. Este tipo de agricultura empleaba al grueso de la población del Imperio Romano y era el tipo de actividad sobre la que se basaba su economía.

Si bien es cierto que las civilizaciones dominantes anteriores profundizaron en el conocimiento agrícola, fue la cultura romana, durante su dominio geográfico y político a lo largo de los siglos, la que más estimuló el campo de la explotación agraria.

En este sentido, el tránsito de una sociedad recolectora y cazadora a una sociedad agrícola experimentó su asentamiento en esta etapa histórica.

Las culturas dominantes posteriores, como la musulmana, aprovecharon sus avances y los expandieron a nuevos territorios en Europa, Asia o el norte de África.

La cantidad y variedad de territorios cubiertos por el Imperio, a su vez, permitió una gran variedad de cultivos y una importante cantidad de tierra cultivada.

La agricultura en la antigua Roma como modelo social

En la mayoría de los casos, el campesino hizo este trabajo toda su vida.

Sólo se eximía de dicha ocupación cuando se requería que los hombres sirvieran en el ejército y participaran en campañas militares.

En este sentido, la cultura romana se entendía de tal forma que se conquistaban nuevos territorios a espada y se dominaba la agricultura.

Las principales características de la antigua Roma en el campo de la agricultura.

Durante varios siglos de dominio político y social de Roma en los territorios que abarcaba, la agricultura fue el principal pilar de su economía. También se ha convertido en piedra angular de la forma de vida de sus habitantes.

Así, la agricultura romana clásica se puede explicar por las siguientes características:

  • Actividad económica principal: La agricultura era practicada por la gran mayoría de las personas en la antigua Roma, en su mayoría de origen humilde y con una fuente específica como única fuente de ingresos.
  • Falta de fiabilidad tecnológica de la mayoría: En los asentamientos pequeños, el trabajo en los campos era laborioso y sacrificado. Todo esto se debe a la falta de herramientas tecnológicas.
  • Avances en Sistemas de Riego: A lo largo de los años, se construyeron grandes asentamientos romanos con innovación tecnológica e infraestructura. Así, nuevas edificaciones como molinos, canales y vías pecuarias o acueductos facilitaron las actividades agrícolas.
  • Aspecto y aplicación de fertilizantes: El cultivo con fertilizantes orgánicos como el estiércol estaba muy extendido en la agricultura romana. Provocando así una importante mejora en la cantidad y calidad de sus productos.
  • Granjas variadas y masivas: Roma disponía de un gran número de hectáreas cultivadas debido a la gran cantidad de territorios ocupados. Al mismo tiempo, la variedad de zonas y climas que abarcó favorecieron el cultivo de diversos tipos de cereales, frutas o verduras.
  • Trabajar: Con el tiempo, la posición social que ocupa el trabajador agrícola ha cambiado. En este sentido, del modelo esclavista en algunas zonas romanas al humilde campesino dependiente del señor feudal, con la llegada del feudalismo.

La evolución de la agricultura en la antigua Roma

Gracias a las innovaciones agrícolas y tecnológicas, la población del Imperio experimentó cambios significativos en la calidad de vida, la riqueza y los procesos productivos.

Estos desarrollos se pueden resumir de la siguiente manera:

  • Aumentar la producción, tanto agrícola como ganadera: Este cambio supuso un aumento exponencial de la cantidad de alimentos para la sociedad romana y de semillas útiles para aprovechar mejor los cultivos.
  • asentamiento en ciudades: La apuesta por la agricultura supuso mayores asentamientos geográficos. Así, la sociedad romana adquirió un carácter más sedentario con grandes asentamientos.
  • Nuevos métodos de cultivo: Con la llegada del arado tirado por animales o el uso de calendarios de barbecho, se observó un mayor nivel de productividad en las fincas.
  • Protagonista de la vid y el olivo: Aunque inicialmente los cereales como el trigo eran el producto más común, el cultivo de la vid y el olivo en los territorios mediterráneos ha pasado a ser predominante.

¿Problemas o dudas? Te ayudamos

Si quieres estar al día, suscríbete a nuestra newsletter y síguenos en Instagram. Si quieres recibir soporte para cualquier duda o problema, no dude en ponerse en contacto con nosotros en info@wikieconomia.org

Comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *